es necesario llevar el perro suelto durante el paseo

Quien de nosotros, fanáticos de los perros y dueños causantes de ellos, no oímos en nuestros parques por medio de la «dulce» voz de aquel guarda que nos comunica: «anuda a tu perro o te coloco una multa de 90 euros»… bueno, la enorme mayoría de nosotros, tras múltiples intentos de llevar a cabo ingresar en razón a estos valedores de la ley, desistimos y cogemos a nuestro perro mientras que nos ve, para soltarlo nuevamente en el momento en que no nos ve. ¿Pero nos encontramos infringiendo la ley? ¿existe alguna ley que hable de esto?

Ya que sí, compañeros perrunos: existe la ley y la nos encontramos infringiendo… peeeero la Administración asimismo. Vamos por partes, la ley es la llamada 11/2003 de 24 de noviembre o Ley Andaluza de Protección de los Animales. En esta ley se establece en su CAPÍTULO II: Tenencia, circulación y recreo Producto 12.2: Circulación por espacios públicos: «Todos y cada uno de los perros van a ir sujetos por una correa y proveídos de la pertinente identificación. Los de sobra de 20 kilos van a deber circular proveídos de bozal, de correa fuerte y no extensible y conducidos por gente mayor, en las condiciones que reglamentariamente se determinen» Por consiguiente, es verdad que nos encontramos infringiendo la ley y la Ordenanza municipal de Tinencia de Animales en Jaén del año 2000 (obsoleta, muy obsoleta y restrictiva) que tipifica como falta suave (los conocidos 90 euros) el incumplimiento del producto 12: «los perros que circulen por vía pública van a ser proveídos de correa o cadena con collar con la identificación censal (la conocida chapita, ahora reemplazada por el microchip… como digo muy trasnochada) y van a traer bozal en el momento en que la peligrosidad del animal o las situaciones sanitarias de esta forma lo recomienden» además de esto va a ver que, con en comparación con bozal , está en contradicción con la ley andaluza. En resumen, proseguimos.

Ciertos avisos a fin de que tu perro vaya a tu llamada

  • No le llames en tono enojado. Tu perro debe interpretar la llamada como algo entretenido. Obedecerte debe sospechar algo satisfactorio para él. Solo de esta forma dejará cualquier cosa que esté realizando para regresar junto a ti.
  • Llama a tu perro y en el momento en que te mire, sale corriendo en dirección opuesta. Su instinto le va a hacer perseguirte. En el momento en que te llegue, prémiale.
  • Juega a ocultarte, llámalo y espera a que te halle. Le encantará y contribuirá a que esté siempre y en todo momento atento a su presencia. De otro modo, lo que lograrás es que tu perro vaya solo en el momento en que él desee asistir.
  • Siempre y cuando le llames y te obedezca, prémiale.
  • No repitas “ven” múltiples ocasiones. Hazlo únicamente una y si no obedece, ten paciencia y prosigue llevando a la práctica todos y cada uno de los días, hasta el momento en que la contestación sea instantánea.
  • No se llame únicamente para regresar a casa, puesto que interpretará la llamada como el objetivo de la diversión.
  • Explota las salidas para divertirse con él y llamarle varias ocasiones, dándole una gominola, una caricia o jugando con él, para después soltarle nuevamente.

    perro

  • Jamás dejes de entrenar. Ejerce estas órdenes y juegos siempre y en todo momento, a fin de que tu perro no deje de obedecer.
  • Los paseos con tu perro son fundamentales y una aceptable base para el entrenamiento.
  • Antes de dejar caer a tu perro en el exterior, ejerce las órdenes básicas.
  • No sueltes a tu perro hasta el momento en que camine junto a ti con correa y sin ofrecer tirones.
  • Las primeras ocasiones, suéltalo en un espacio seguro.
  • Ejerce las órdenes “inmovil” y “ven”.
  • Si escapa, no chilles ni lo persigas. En el momento en que vuelva, átalo y prosigue con el entrenamiento.
  • En el caso de contrariedad, asiste a un adiestrador canino.
  • Infórmate sobre la normativa de tu región para pasear perros sin correa.
  • No lo sueltes en sitios que no sean seguros.
  • Endiéstralo con juegos y refuerzo positivo y mantén el entrenamiento toda la vida.

Empatía con tu perro

Los perros perciben el planeta diferente a nosotros. De este modo, que debemos ser siendo conscientes de que está percibiendo en ese instante tu perro.

Ponte en su ubicación en todo instante y sé consciente si has entrenado lo bastante para lograr dejarlo suelto en este sitio y situación.

No obstante, si tengo un perro que se abalanza a otros perros ¿qué puedo llevar a cabo?

Lo primero sería saber el porqué. ¿Por qué razón en el momento en que ve a otro perro va hacia él como ido? Una vez sepamos esto vamos a poder comprender desde dónde y hacia dónde tirar. Por el hecho de que no es exactamente lo mismo que se acerque de este modo por haber aprendido mal, sobre excitación o aun por temor.

Sí, sí, por temor. Hay perros que persiguen a otros perros y no es por juego, es pues no se sienten cómodos y desean sostener lejos lo que le causa. Otros, más que nada de perros mayores a perros pequeños, que los persiguen por instinto cazador.

Horario limitado en parque y jardines

Los parques y jardines no son sitios donde los perros logren estar sin correa, salvo en un horario preciso y riguroso en el que se piensa no encajan con el resto de los clientes de estas zonas. En concreto, en La capital de españa se deja un empleo en independencia de parques y jardines para perros en verano desde las 20 a las diez horas; al tiempo que en invierno, se deja entre las 19:00 horas y las diez de la mañana.

Más allá del horario ni otras condiciones, los perros jamás tienen la posibilidad de estar en zonas de recreo infantil ni en las habilitadas para personas mayores, tampoco en otro espacio donde figure de manera expresa la prohibición de su ingreso.

Deja un comentario