es normal que los perros bomiten de vez en cuando

Es esencial que la cantidad día tras día de alimento sea la sugerida, preferentemente repartida en múltiples presas (más que nada en los perros chiquitos y perros enormes) y que la hagan serenamente. Si aun de esta manera, el vómito persiste, es requisito preguntar al veterinario.

En ocasiones, si observamos que nuestro perro procura repetida, y frecuentemente de manera inútil, puede devolver que se haya tragado algún objeto, que se quedó alojado en el estómago o en el intestino (uno trozo de algún juguete, un hueso, una piedra…). El vómito entonces es un acto reflejo para procurar expulsarle. Si se sospecha que puede suceder algo de esta forma, es una urgencia veterinaria.

¿Cuántas ocasiones ha vomitado tu perro?

Solo una. El vómito agudo ocasional empieza de manera inmediata y acostumbra tratarse de un hecho apartado. Por servirnos de un ejemplo, la situacion del embalse de comida, o un resto que encontró en algún lado y no le ha sentado bien. En ocasiones, en ciertos perros con el estómago mucho más sensible, puede deberse a un cambio de dieta, sin más ni más. Como hemos dicho, si es de carácter suave y no va acompañado de otros síntomas, no posee mucho más trascendencia y se puede tratar en el hogar: ayuno controlado a lo largo de 24 h, humectar bien al perro con un suero o agua (precaución con las bebidas isotónicas azucaradas !) y iniciar con una nutrición despacio y baja en grasas hasta confirmarnos de que acepta bien el alimento. Antes de reintroducir el alimento seco, darlo mezclado con algún líquido hasta cerciorarse de que está completamente rehidratado.

Múltiples ocasiones en menos de seis horas. Si estos vómitos se repiten en el período de unas horas, puede ser el síntoma de otra cosa. En el momento en que nuestro perro tiene vómitos repetitivos, lo destacado es llevarlo al veterinario a fin de que valore su estado general, especialmente si los vómitos están acompañados de fiebre, mal o decaimiento. Puede ser una obstrucción intestinal, torsión de estómago (singularmente en etnias enormes)

¿Cuándo tienes que asistir al veterinario?

En alguno de las situaciones, siempre y en todo momento es conveniente asistir al veterinario a fin de que verifique que tu animal está bien. Pero si tu perro exhibe alguna de las próximas ocasiones asiste con urgencia al veterinario:

  • Su vómito tiene dentro sangre.
  • Si los vómitos vienen acompañados de diarrea puede padecer una deshidratación y es urgente que logren administrarle suero para rehidratarlo.
  • Si el vómito se semeja a las heces, y además de esto, desprende un fragancia afín.
  • Si el vómito es expulsado con mucha fuerza.
  • Si devuelve ocasionalmente sin haber comido y bebido nada en un período temporal.
  • Varios perros son como aspiradoras de comer todo cuanto hallen y en un caso así, probablemente halla ingerido fertilizante. Esta clase de modelos son tóxicos y no es requisito aguardar ni un minuto para llevarlo al veterinario.
  • Si el vómito se alarga a mucho más de un día o 2.
  • Si ves que tiene el estómago hinchado o que hace el intento de devolver, pero no lo logra.
  • Obsérvalo regularmente y fíjate en su estado anímico. Si notas que está apático o no actúa con normalidad, es síntoma de que está enfermo.
  • Si ha perdido bastante peso. Una secuencia de vómitos en cadena puede lograr que se debilite y pierda peso.
  • Si el perro está exponiendo otros signos de patología como contrariedad para respirar o mal.

Tu cachorro comió algo indebido

Si tienes en el hogar un cachorro o un perro joven, las opciones de que se traga algo indebido, son muy recurrentes. Ten en cuenta que una de las maneras que tiene tu obsequio de familiarizarse con el planeta, es roer cosas, el inconveniente es que no sabe cuándo detenerse.

En determinados casos, el objeto ingerido es imposible negar a través de el vómito y esto causará muchas afecciones a tu perro. Si supones que esta puede ser la causa, transporta a tu mascota al veterinario cuanto antes o pide una solicitud veterinaria a hogar.

Regurgitación

La regurgitación es la expulsión de alimentos que no llegaron al estómago, o que estuvieron un tiempo reducido y, por consiguiente, no fueron digeridos totalmente. No va acompañada de los movimientos sincopados del abdomen ni del esfuerzo habitual del vómito.

En una regurgitación vas a ver de qué manera expulsa el pienso sin digerir. Esto te puede ofrecer una gran idea de la manera de masticar de tu perro. Si lo que expulsa son los enormes enteros, sin masticar, es indicio de que el tamaño de la croqueta no es el conveniente para él y deberías acrecentar el tamaño para obligarle a masticar con corrección.

Deja un comentario