es normal que mi cachorro de perro muerda todo

En el momento en que un cachorro llega a tu casa semeja que el ámbito está repleto de inocencia, te deshaces en mimos y en cuidados y diriges tus acciones a que tu perro se sienta acogido y protegido en el seno de su novedosa familia humana.

El cachorro, por su lado, asimismo procurará remarcar esta sensación de pertenencia a un conjunto popular y lo va a hacer eminentemente mediante la interacción física, con unas mordeduras muy agradables… Que tienen la posibilidad de terminar convirtiéndose en un inconveniente. ¿Qué llevar a cabo si mi cachorro muerde bastante fuerte? Este es el tema que intentamos en el próximo producto.

Conclusiones

  • Los perros chiquitos muerden todo cuanto hallan. Es la manera de interaccionar y examinar el planeta.
  • En los 2 primeros meses de vida, su madre les enseña a supervisar el bocado.
  • Los 2 primeros meses de vida debería pasarlos con su madre. Si no es de esta forma, deberás ser tú quien le enseñe a socializar y supervisar las mandíbulas.
  • Utiliza exactamente los mismos métodos que emplean su madre y hermanos, puesto que entenderá las señales de manera instintiva.
  • No le regañes ni castigues y actúa con paciencia, cariño y refuerzos positivos.
  • Si el bocado se transforma en un inconveniente conductual, frénalo y establece tu liderazgo.
  • En el caso de no comprender de qué manera llevarlo a cabo, asiste a un adiestrador profesional.
  • Las anomalías de la salud tienen la posibilidad de producir formas de proceder beligerantes. Vaya a su veterinario.
  • El juego y el lugar de prácticas cotidianas y rituales que definan la jerarquía son muy correctos para supervisar las mordeduras y el accionar de tu perro.
  • Controla su conducta y jamás dejes que tu perro constituya su dominancia sobre ti.
  • Detiene los inconvenientes conductuales lo antes posible puesto que si no, te va a ser bien difícil reconducir su accionar.

Agobio, entre las causas mucho más comunes por las que un perro muerde todo a su alrededor

Del mismo modo que nos pasa a nosotros, los perros asimismo tienen la posibilidad de padecer cuadros de ansiedad y agobio. Unas patologías sentimentales que acostumbran a manifestar mordiendo cosas o aun enseñándose. Si bien la ansiedad por separación en perros es el trastorno mucho más popular y famoso por los dueños de perros, la soledad no es la única fuente de agobio para estos animales.

Un cambio de espacio o de cuidadores, un espacio bastante ruidoso y nuevo, la llegada de un nuevo miembro a la familia, no tener la atención que solicita… los motivos por los cuales un perro puede sentir ansiedad o agobio son múltiples y diversos. ¿Y por qué razón muerden? Simple: pues el acto de morder tiene un efecto tranquilizante y les asiste para reducir el nerviosismo. Pero lo más esencial: ¿qué conmuevas hay tras morder? Soledad, tristeza y nerviosismo. Dignos, todas y cada una, de tener en consideración.

La llegada a casa del cachorro

En el momento en que el cachorro llega a casa, en una segunda etapa, te va a tocar a ti ser quien le enseñe a cortar el bocado. Deberá estudiar que nuestra piel es mucho más frágil y puede hacernos daño. ¿De qué forma? Realizando algo similar a eso que hacían su madre y hermanos:

  1. Coge un juguete con el que le agrade jugar.
  2. Incítale moviéndolo por enfrente de la cabeza a fin de que logre agarrarlo. Sin excitarlo bastante a fin de que permanezca un óptimo estudio.
  3. Si jugando te muerde, pega un chillido (AI!) y espera unos segundos antes de proseguir.
  4. Si muerde fuerte o insiste, chilla y da por finalizado el juego saliendo de la salón y también ignorando al perro.
  5. Las sesiones han de ser como máximo de diez minutos parando el juego ocasionalmente a fin de que el cachorro no se sobreexcite.

Suelta

Educar a tu cachorro una orden como la de “suelta” puede ser útil y eludir que se misión en la boca o coma cosas que no son apropiadas. Es conveniente que se lo enseñes en el momento en que no estés jugando; no obstante, cuando tu cachorro haya gobernado el orden, puedes usarlo a lo largo de una sesión de juego. ¡Recuerda retribuir a tu cachorro en el momento en que te obedezca con un premio!

Deja un comentario