es obligatorio vacunar a los perros contra la rabia

La aparición de ciertas especies de avispas invasoras en distintas zonas geográficas de este país, más que nada de la avispa asiática o Vespa velutina, ahora piensa un inconveniente en distintas campos por el encontronazo económico, medio ambiental y sanitario no esperado que está provocando.

Bajo esta propuesta, y en coordinación entre la Real Academia de Ciencias Veterinarias de Andalucía Oriental (RACVAO) y la Real Academia de Veterinaria de Sevilla de Ciencias Veterinarias (RASCVET), miércoles 14 de diciembre de 202 Día Formativa sobre “La problemática de la avispa Asiática (Vespa velutina) y otras avispas invasoras. Proposiciones de resoluciones en una visión “One Health” en la sede del Instituto de Veterinarios de Sevilla, que fue abordada el dr. Xesús Feás, Académico de Número de la Academia de Ciencias Veterinarias de Galicia y experto en la temática, retransmitida en línea para llegar a un mayor número de expertos apasionados.

La vacuna de la íra en Andalucía

La Junta de Andalucía establece en el producto 3, en relación a los tratamientos obligatorios de los animales de compañía, que la vacunación antirrábica «va a ser obligatoria en perros, gatos y hurones debe realizarse la primera vacunación desde los tres meses de edad de los animales. Del mismo modo van a ser revacunados a los treinta días siguientes a la primera. Anualmente va a haber que efectuar una revacunación».

Este desarrollo se efectuará con vacunas inactivadas autorizadas y registradas por la Agencia De españa del Fármaco y Artículos Sanitarios. Si la situación sanitaria de este modo lo pide, a través de resolución de la persona titular de la Dirección General de la Producción Agrícola y Ganadera se determinará la obligatoriedad de vacunación de otras especies de animales de compañía.

Causas para vacunar de íra a nuestro perro

  1. El 95% de las situaciones de íra humana suceden por contacto con un perro. Por consiguiente, la prevención de la patología en humanos recae sobre una vacunación eficaz de la población animal susceptible: perros primordialmente, gatos y hurones.
  2. La íra se considera como una patología reemergente en todo el mundo gracias a la aparición de novedosas variaciones del virus que acrecientan el número de reservorios. En España, una de estas variaciones (European Bat Lyssavirus I), está circulando en murceguillos insectívoros. Estas novedosas variaciones tienen la posibilidad de transmitirse y generar cuadros de íra tanto en nuestros animales de compañía como en humanos dando rincón a cuadros indistinguibles clínicamente de lo producido por el virus rábico tradicional. Esto causa que los sacrificios por eliminar o remover la infección en animales familiares se hayan difícil de manera esencial y la vacunación de las mascotas consigue aún mayor relevancia.
  3. En España se muestran ocasionalmente casos de íra localizados en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. La cercanía geográfica con el norte de Marruecos, país con íra endémica, adjuntado con el movimiento de animales no vacunados que contactan con perros de esas zonas, comentan la aparición de estas situaciones. Dada esta situación, la Organización Mundial de la Salud aconsejó el 25 de julio de 1996, que España no dejase de vacunar a los perros y gatos bajo concepto alguno.
  4. La entrada y/o comercio en este país de animales inferiores de 3 meses sin vacunar, que proceden de países UE y terceros con íra endémica, forma un peligro sanitario en relación a la íra.
  5. No se debe olvidar jamás el carácter zoonósico de la íra, que es ineludiblemente mortal para los humanos. Esto solo justifica la app de un programa integral de supervisión de los animales, tal como un riguroso protocolo racional de vacunación: Sanidad Animal al servicio de la Salud Pública. La vacunación es el procedimiento mucho más eficiente y seguro para resguardar de la íra a los animales ahora la gente que conviven con ella. Está probado que la vacunación de estos animales evita la circulación del virus en las ciudades.
  6. A fin de que una población quede cuidada en frente de la íra, cuando menos el 70% de la población canina ha de estar de manera perfecta vacunada. Como ahora se demostró con muchas otras patologías virales, los virus desconocen fronteras.
  7. Los países, como España, que dejan de vacunar en ciertas áreas geográficas corren el peligro de reducir de manera significativa ese porcentaje de protección colectiva. Lograr un porcentaje de inmunización menor del 70% no es solo un peligro para la red social autónoma que escoge no vacunar, sino esto influye en la inmunidad de colectivo del resto del país. Por consiguiente, no solo se vacuna para la protección de la red social particularmente sino más bien para la protección de todo el territorio nacional. La vacunación de íra “habría de ser obligatoria” en todo el territorio nacional, con un protocolo de vacunación traje en todo el país.
  8. Varios trabajos científicos citan periodos de inmunidad en frente de íra que fluctúan entre pocos meses a mucho más de 5 años de persistencia de anticuerpos neutralizantes en prominente título en varios animales vacunados. No obstante, la duración de la inmunidad en el animal va a depender de múltiples causantes particulares, entre aquéllos que tenemos la posibilidad de destacar: (i) edad, sexo y raza; (ii) anomalías de la salud de base; (iii) administración de medicamentos inmunosupresores; (iv) malnutrición; (v) agobio. Además de esto, hay publicaciones en las que se prueban que las etnias pequeñas muestran unos escenarios de seroconversión mayores y mejores que las etnias enormes, produciéndose en estas últimas, errores de seroconversión entre el 11% y el 23%. En España, ciertos estudios completados en varias comunidades autónomas reflejan porcentajes de fallo aún mayores en la contestación a la vacunación de íra.
  9. Si bien la mayor parte de vacunas antirábicas afirman una inmunidad de 2 o 3 años, en la mayoría de los casos las vacunas de íra no llegan al cien% de esta protección, con lo que una parte de la población canina puede quedar medianamente expuesta. Múltiples estudios completados en Reino Unido, Francia y España demostraron la alta variabilidad de respuestas en frente de la vacuna en los animales. Por consiguiente, se sugiere la práctica sistemática de la revacunación de forma anual puesto que desde un criterio sanitario es la opción mucho más indicada y aconsejable.
  10. La vacunación es un acto clínico donde el veterinario es quien debe elegir qué protocolo es el más destacable, en dependencia de las condiciones clínicas del animal y epidemiológicas de la región. Esto quiere decir que la prescripción de una vacunación de forma anual debe predominar frente a la indicación de vacunación trianual o bianual indicada en el prospecto del producto. Esta resolución recae de manera directa sobre el veterinario responsable de ese animal.

Vacuna de la íra en perros: todo cuanto has de saber

La vacuna de la íra en perros de manera frecuente hace múltiples inquietudes recurrentes a los dueños de los animales: ¿dónde es obligatoria? ¿Cada cuánto tiempo debemos administrarlo? ¿Hace resultados consecutivos? En el artículo intentaremos ofrecer contestación a estas y otras cuestiones. ¡Vamos allí!

Obtener comida natural Salmón, Arroz, Huevo

Vacunas para perros obligatorias

Una vacuna es una preparación destinada a producir inmunidad conseguida contra una. Comunmente una vacuna tiene dentro un agente que se semeja a un microorganismo causante de la patología ahora menudo se hace desde formas desgastadas o fallecidas del propio virus.

Las vacunas para perros que se especifican ahora, son obligatorias en España. Pero puedes conocer la guía de la WSAVA para comprender el calendario de vacunación mundial para perros y gatos.

Deja un comentario