es posible que un perro le de un infarto

Los perros, tal como los humanos, tienen la posibilidad de padecer un infarto de miocardio o ataque al corazón. Las causas tienen la posibilidad de ser variadas pero en la mayoría de los casos se relacionan con la edad, la obesidad o con patologías como la diábetos, si bien ciertas etnias pequeñas de perros como la doberman pinscher, por causas genéticas, asimismo son dispuestas a padecer infartos.

Un infarto sucede en el momento en que las arterias coronarias se bloquean obstruyendo el paso de sangre al miocardio, causando la desaparición de este último. Una causa puede ser la capacitación de un coágulo de sangre en los vasos sanguíneos o en el corazón.

Insuficiencia cardiaca congestiva en perros

Recuerde que su querida mascota tiene la posibilidad de tener inconvenientes cardiacos como un humano. Conozca los síntomas a fin de que en un instante particular logre brindarle a su compañero la asistencia que necesite.

La patología cardiaca puede conducir a la insuficiencia cardiaca congestiva. Aquí es en el momento en que el corazón de tu perro tiene inconvenientes para bombear sangre en el resto del cuerpo.

Muerte de perro por infarto

Un perro puede padecer un infarto, como hemos dicho, por la aparición de émbolos o coágulos que causan un trombo en el torrente sanguíneo. Tienen la posibilidad de existir ocasiones desencadenantes como la exposición a toxinas (plantas, alimentos o artículos químicos), infecciones bacterianas (como la que causa el Angiostrongylus vasorum) o la patología del verme del corazón (Dirofilaria inmitis), un parásito trasmitido por la picadura de muchas especies de mosquitos.

El infarto puede ser tan fulminante en perros como en humanos. La desaparición de un perro por infarto, si bien no sea una causa común de muerte (salvo etnias dispuestas a esto, como el Bulldog inglés), es bien difícil de eludir, en tanto que dispondrás de un tiempo reducido para socorrer a tu mascota .

Señales de inconvenientes de corazón en perros

Si bien no es común que los perros padezcan infartos como los que conocemos en la gente, sí tienen la posibilidad de padecer, con relativa continuidad, nosologías que afectan al corazón. Se muestran más que nada en los ejemplares de mayor edad. Si bien hay variantes dependiendo de la patología específica, hay síntomas que tienen que ponernos en alarma.

Por poner un ejemplo, la tos, que frecuenta manifestarse primero en reposo, la negativa del perro a realizar ejercicio o la pérdida de peso progresivo. Si en esta primera etapa el perro no recibe régimen veterinario, el daño en el corazón va a aumentar y aparecerán síntomas como inconvenientes respiratorios, síncopa o insuficiencia renal.

Deja un comentario