por qué el perro espera mucho antes de comer

Los perros son animales sociales, les gusta mucho estar en compañía, y formamos una sección esencial de su historia, se afirmaría que varios no tienen la capacidad de vivir sin nosotros. Pero les gusta mucho comer carroña y basura, formas de proceder poco compatibles con nuestra higiene y nuestro modo de vida.

Los perros tienen la capacidad de comer todo cuanto hallen en la calle, cualquier cosa es susceptible de ser comida. Además de esto tienen la creencia de – mejor comerlo en este momento que aguardar a conocer si después hay comida mucho más rica pues asimismo me la voy a comer – . Si bien estén bien alimentados y terminen de comer si hallan un solomillo en la calle le tragarán y no compartirán con absolutamente nadie. Las cosas que mucho más nos incordian que coman son las mucho más deseables para ellos; cadáveres fallecidos, restos de comida, heces de otros animales, etcétera. Además de esto, debemos rememorar que ciertos de estos artículos poseen nutrientes que tienen la capacidad de absorber y alimentarse.

Mi perro no se come el pienso pero está grande.

En otras ocasiones estamos con perros que no se comen el pienso y no obstante tienen una condición corporal habitual o aun están rellenos.

Entonces debemos investigar otro género de causas que comunmente están similares con los pésimos hábitos alimentarios que tiene el dueño con su perro.

Una comida cada 12 horas

Una aceptable forma de organizarse es ser útil una comida a tu perro cada 12 horas. Si por servirnos de un ejemplo ofrecemos la primera comida a las 8 de la mañana lo aconsejable es ofrecerle la próxima comida 12 horas después, a las 8 de la tarde. Los perros tienen la posibilidad de amoldarse a comer 2 comidas cotidianas sin inconvenientes, pero siempre y cuando seamos permanentes. Este transcurso de 12 horas tenemos la posibilidad de llevarlo a cabo encajar con nuestro horario de trabajo, de esta manera nos libraremos de la preocupación a lo largo del tiempo que no nos encontramos en casa.

Nada de esto tenemos la posibilidad de hallar si no somos permanentes con los horarios. Es verdad que habitualmente nuestro estilo de vida nos impide llevar unos horarios fijos, o provoca que nos olvidemos de poner la comida al perro. Es tan simple como explotar los instantes en los que nosotros ingerimos para ofrecerle de comer. De esta forma nos acordaremos mucho más de manera fácil y aprovechemos para comunicar este tiempo con nuestro perro.

Comedero antivoracidad Northmate Green

¡Deseo!

¿Y los perros de etnias pequeñas? Los perros pequeños tampoco se entregan de la glotonería. Quizás con ellos no tienes que inquietarte tanto por la cantidad, sino por el género de comida que le ofrecemos, pues, ¿quién se puede soportar a la tentación? En el momento en que pruebe las delicatessen que se sirven en tu casa probablemente no pare de implorar a fin de que le des mucho más. Ellos aguzan los sentidos y el intelecto por hallar de nosotros lo que desean.

Cambia el comedero

Hay comederos comerciales “antirocidad” diseñados a fin de que los perros demoren mucho más en agarrar el pienso o la comida y esto les ordena a comer mucho más poco a poco.

Coloca la comida en un juguete a fin de que deba jugar y “trabajar” para ganarse la comida, por poner un ejemplo los populares “kongs”. Puede ser un óptimo ejercicio para estimularlo mentalmente asimismo. Si deseas una versión “low-cost” asimismo puedes crear tu juguete realizando orificios en una botella de plástico y poniéndole el pienso o premios dentro, a fin de que la comida vaya cayendo conforme tu perro lo arrastre y juegue.

Deja un comentario