por qué es malo el azucar para los perros

Eres de aquellas personas que cada uno de ellos come lo que sea, desde dulces y gominolas hasta la comida formal, siempre y en todo momento caes rendido frente a la mirada de tu perro. Sí, esa mirada clemente con unos ojos expresivos, mientras que se lame el bigote y te ofrece la pata a fin de que le des, y entonces tú lo haces. El día de hoy te ofrecemos causas a fin de que por el momento no compartas tu comida con el perro, en especial los dulces.

Los dulces y los perros no se llevan, puesto que esta clase de alimentos su cuerpo no los trata, pero lo que no se manifieste de manera inmediata una señal del daño o alguna expresión de mal, no significa que sean buenos para ellos.

¿De qué manera perjudica el azúcar a los perros?

Con el azúcar sucede algo nuevo, pero no por este motivo menos alarmante. El azúcar, en contraste al chocolate, no es tóxico para los perros, y siempre y cuando sea muy ocasional y en dosis pequeñísimas, no pasará nada. El inconveniente viene en el momento en que abusamos y les ofrecemos mucha proporción de azúcar.

¿Inconvenientes que tu perro coma azúcar?

Primero habría que denominar ciertos alimentos socios al azúcar: 

Ahora hablamos del arriesgado del chocolate en un perro, aquí enseñamos que aparte del azúcar, la Teobromina es el ingrediente mucho más tóxico. Causa vómitos, dolores estomacales, tal como dolores en general.

Nutre bien a tu mascota

Por todo lo explicado previamente y como bien afirmábamos al comienzo de este producto, una pequeña proporción de azúcar no va a hacer daño a tu perro, pero te recomendamos pensar sobre el sentido de darle alimentos que tienen la posibilidad de terminar dañándolo.

Lo que se recomienda es eliminar completamente de la dieta de tu perro el azúcar, cuando menos el artificial, y reemplazarlo con el consumo de verduras o frutas. Estas dan un suministro de azúcar que, en las des justas, no va a hacer daño a tu mascota.

¿Es verdad que se puede quedar ciego?

Todos oímos que el azúcar o el dulce deja ciego a los perros. De todos modos, un trozo de dulce ocasionalmente (no todos los días, ni semanalmente) no provocará ningún inconveniente en nuestro animal, salvo que sea diabético y no lo sepamos.

En el momento en que un perro es diabético, el azúcar es su peor enemigo, provocando inconvenientes nefríticos por exceso de glucosa y entre otros muchos, afectando al cristalino del perro, ocasionando ojos blanquecinos (Cataratas).

Deja un comentario