por que les cuertan la cola a los perros

Puede parecer muy estético, pero de todos modos no posee nada bueno recortar la cola y las orejas al perro, puesto que es una mutilación que causa pérdidas funcionales al animal y de un sentido comunicativo fundamental. Observemos de qué manera perjudica esta práctica a nuestras mascotas.

De colas y orejas

La cola de los perros es una extensión de su columna vertebral y tiene una función que va mucho alén de lo estético. Tiene un encontronazo directo en su equilibrio, en su agilidad y comunicación. La cola está bajo control por el cerebro, y sus movimientos son un reflejo inconsciente de la emoción según el área activa del cerebro. Comprender interpretar el movimiento de la cola de los perros es básico para tener una comunicación eficaz.

La genética carnívora y cazadora de los perros ha creado una oreja con 17 músculos, y un oído agudo que les deja hallar a sus presas y predadores. Sus orejas dejan contemplar un espacio auditivo amplísimo, encontrando de forma rápida el origen de un sonido. Si le resulta interesante el tema, lea nuestro producto sobre el oído de los perros. Cortarle las orejas puede dejar el oído expuesto al estruendos y la mugre y ocasionar lesiones auditivas y también infecciones.

Desventajas adaptativas

El trámite en sí es simple, desde el criterio quirúrgico, y, en la situacion de las orejas no es lamentable, en tanto que se efectúa con anestesia, entre las 7 y 12 semanas de vida.

perro

La amputación de la cola frecuenta efectuarse en los primeros días de vida del perro (entre los 2 y 14 días) y, en un caso así, se hace sin anestesia.

Si bien la operación no es dolorosa, no ya no es una experiencia traumática para el animal, aparte de que el postoperatorio sí causa mal, especialmente la operación de orejas.

El corte de cola en la civilización habitual

Pasan varios años en los que no hay ningún archivo que hable de la caudectomía, aun en múltiples tratados de caza de la edad media en Por qué razón se distinguen las clases de perros para apresar, no se señala esta práctica.

Pero en la tradición cristiana hace aparición San Roque (siglo XIV), peregrino occitano y asegurador de la peste y otras infecciones. Cuenta la historia de historia legendaria habitual que enfermó de peste y se ocultó en un bosque próximo a Piacenza y cada día recibía la visita de Melampo, un perro que le llevaba un panificado a fin de que saliese el apetito. Ciertos cuentan que San Roque, lleno de lesiones producidas por la peste, curó merced a los leones de este perro.

Perros granjeros

A los perros expertos en proteger huertas, de forma especial a esos que vivían en los graneros o molinos para proteger el grano y apresar ratas, se les amputaba la cola para eludir que fuesen mordidos por estas y contrajeran patologías.

Desde 1839, con un ensayo de Sir William Youatt, se comienzan las primeras manifestaciones en oposición a la amputación de partos al perro, puesto que en la vida actualizada son complemento superfluas.

Deja un comentario