por que los perros se revuelcan despues de bañarse

La experiencia de mojar a un perro es precisamente anárquica, y existen muchos caninos que desde el instante en que saben que tienen que bañarse, se excitan o, no desean llevarlo a cabo, esto causa que duchar a un perro sea complejo; pero aun tras el baño, la disparidad se prolonga, y tras el baño corren como locos, dan vueltas y están muy excitados, ¿por qué razón si ahora acabo el baño?

Tras el baño el perro corre por toda la vivienda, se frota con muebles, harapos y sale disparado eufórico por todo el lugar; y la razón es, pues está aliviado que el baño termino, al unísono que está tratando secarse y sacar toda esa energía contenida a lo largo del agotador instante del baño.

Sitios recurrentes donde los perros se revolcan

Aparte de las mentadas moquetas, jergones o jardines, los perros sienten una particular predilección por los entornos mucho más sucios en el momento de frotarse:

  • Heces de otros animales. Los perros tienen la posibilidad de revolcarse sobre ellas para coger su fragancia y pasar inadvertidos frente probables presas. De ahí que, es requisito que, aparte de eludir zonas descuidadas, se contribuya a sostener limpias las ubicaciones de empleo público.
  • Animales fallecidos. Si bien no tiende a ser una práctica frecuente salvo en el campo, donde la existencia de cadáveres puede ser mayor, asimismo les se utiliza para pasar desapercibidos frente probables presas. Todo ello está relacionado con su origen cazador.

¿De qué forma achicar esta disparidad?

  • Agota a tu perro realizando juegos con él o dando un óptimo recorrido antes del baño, así, va a entrar ahora con menos energía.
  • Jura que el baño sea una actividad relajante. Si no te ves capaz solo solicita asiste para alguien mucho más. Si usted es 2, indudablemente el baño va a ser mucho más ordenado y entretenido.
  • Protege la temperatura del agua y escoge un champú concreto para perros. Cuanto menos te agrade el fragancia a ti, menos molestará a tu perro. Los fragancias fuertes de perfume son molestos para nuestros pilosos, de ahí que se rozan frecuentemente sobre tierra, césped o alfombras para empaparse de otros fragancias y quitarse encima el «bueno».
  • Encomia a tu perro en el momento en que se sostenga calmado a lo largo de y tras el baño, aun, lo puedes retribuir con alguna gominola para remarcar esta conducta de tranquilidad.
  • Seca a conciencia a tu perro. Si no lo haces y el perro siente que todavía tiene humedad, no va a parar de sacudirse (pelos por todos lados) y restregarse por donde logre.

¡Buen baño!

Deja un comentario