por que mi perro de 3 meses me muerde

Según el departamento de salud del gobierno federal estadounidense, CDC por sus iniciales en inglés, precisamente 4.5 miles de individuos son mordidas por perros en el país todos los años y un quinto necesita atención médica.

Los pequeños son las víctimas mucho más usuales. La mitad de las víctimas de mordedura tienen menos de 13 años. Lo mucho más agravante es que los pequeños son considerablemente más propensos a ser dificultosamente heridos por mordeduras caninas gracias a su pequeño tamaño y por el hecho de que no tienen idea de qué manera interaccionar con perros.

¿De qué manera educar a un perro a fin de que no muerda?

Instruir a un perro a dejar de morder es primordial a fin de que logre tener relaciones con nosotros y otros animales sin llevar a cabo daño. El perro debe comprender que no debe morder, en la mayoría de los casos, y que si emplea la boca al jugar -lo que va a hacer todo el tiempo, y que no ha de ser malo-, debe supervisar su fuerza.

Para educar a un perro a no morder, la clave es jugar con él y enseñarle con claridad cuáles son los límites que no debe exceder. Tenemos la posibilidad de proseguir los próximos pasos:

En el momento en que el juego se descontrola y la excitación lo transporta a la región roja

Bien, ahora vimos que tu cachorro (o mucho más adulto) precisa morder y que mediante la boca «se expresa», pero como no posee un botón de “OFF” y inmovil no va a estar, incorporaremos una forma virtual a fin de que se calme, este va a ser el “MODE PAUSA”.

Radica en bajarlo de revoluciones (entre ataque y ataque) entreteniéndolo con algo incompatible con estar mordiéndote en chato brutote. Como plan «A» te sugiero reconducir su atención, lo vas a hacer dándole algo que mordisquear como un hueso o un mordedor para poseerlo divertido. Vale, es posible que ahora lo hagas y creas que esto no marcha, pero no hay ningún inconveniente por el hecho de que disponemos plan «B».

El trueque

No obstante, si no te gusta, no posee tiempo o te duele, aquí tiene la solución: el trueque. Hablamos de una solución simple y rápida que te salvará de las irritantes mordeduras siempre y cuando lo precises. Hablamos de interponer un elemento entre, afirmemos, la pierna o lo que tu cachorro esté “atacando”, tal es así que pase a morderlo. En el vídeo, puedes observar de qué manera lo hago de una forma realmente simple e inclusive saber varios de los elementos mucho más extraños que yo mismo he empleado para distraer las mordeduras de mi cachorro.

La llegada a casa del cachorro

En el momento en que el cachorro llega a casa, en una segunda etapa, te va a tocar a ti ser quien le enseñe a cortar el bocado. Deberá estudiar que nuestra piel es mucho más frágil y puede hacernos daño. ¿De qué forma? Realizando algo similar a eso que hacían su madre y hermanos:

  1. Coge un juguete con el que le agrade jugar.
  2. Incítale moviéndolo por enfrente de la cabeza a fin de que logre agarrarlo. Sin excitarlo bastante a fin de que permanezca un óptimo estudio.
  3. Si jugando te muerde, pega un chillido (AI!) y espera unos segundos antes de proseguir.
  4. Si muerde fuerte o insiste, chilla y da por finalizado el juego saliendo de la salón y también ignorando al perro.
  5. Las sesiones han de ser como máximo de diez minutos parando el juego ocasionalmente a fin de que el cachorro no se sobreexcite.

Deja un comentario