por que mi perro no juega con otros perros

Los perros son prácticamente una fuente insaciable de energía, estos precisan estar en una actividad incesante a fin de que logren drenar toda la energía que ellos poseen y caso de que esto no sea de esta forma, la energía se marcha juntando y puede ocasionar depresión a estos pilosos animales. De ahí que, estas ocupaciones son fundamentales para el confort de nuestras mascotas.

GUIÓN EL CASO DEL PERRO QUE NO SABE JUGAR

  • Llevo a mi perro mestizo al pipican desde los 4 meses (en este momento tiene 1 año). Es un perro con energía alta y muy sociable, desea saludar y jugar siempre y en todo momento con todos y cada uno de los perros. Desde los primeros días que entró, 3/4 perros (en distintas franjas horarias, jamás al unísono) venían directos a marcarlo y tumbarlo en el suelo solamente ingresar por la puerta. Él chillaba como de gemidos y al comienzo tenía algo de temor, pero veloz aceptó su papel y mostraba sumisión a esos perros. En este momento, en el momento en que entra un cachorro, mi perro corre hacia él y le hace un placaje para rebozarlo en la arena y lo sujeta con la boca de la piel. Alguna chillando quejándose, otras no e inclusive desea proseguir jugando con él, pero veo que los dueños no lo toman bien. Francamente no veo que lo lleve a cabo a malas ni para dañar, pero comprendo que se amedrentan, por el hecho de que es un bestia. Relacionado con esto, él aprendió a divertirse con una pastor belga suciísima (en verdad ella se dejaba «ganar» en el momento en que él era mucho más pequeño, tal y como si le enseñara a divertirse) y en este momento con la mayor parte de perros desea jugar de este modo: midiendo- se sobre 2 patas, tirando al otro perro al suelo y «mordiendo» del cuello e inclusive de las patas. Lo mismo, hay dueños que se lo toman bien, que aseguran que si no se protesta ningún inconveniente, pero otros varios se rayan y se marchan. Intento separarlo, sentarlo y aliviarlo, pero no pierde de vista al otro perro y la que el suelto normalmente regresa hacia él. Si lo prosigue realizando ya que nos marchamos.
  • Causas.
    • Socialización en perros chiquitos.
    • Los pipicanes.
    • ¿Mostraba sumisión o mostraba temor?
    • ¿Aceptó su papel o solo se rindió al “bulling”?
    • Temor a la etapa de perros chiquitos.
    • Tu cachorro y Pastor Belga.
    • Tu perro se comporta como le han enseñado.
    • Tu perro es “bastante accesible”.
    • Malas capacidades sociales.
  • Solución.

    • ¿Cuándo intervenir en el juego entre perros?
    • Tu perro es imposible sobreexcitar ni agobiar a otros perros.
    • Fíjate mucho más en el lenguaje del otro perro que en el del tuyo.
    • Deja el móvil inteligente y corrobora siempre y en todo momento.
    • Vacaciones en el pipicán.
    • Contactos solo con correa.
    • Mantén a tu perro bajo su umbral.
    • En lugar de sentarlo y aliviarlo…
    • Entre la llamada para eludir que se pase de vueltas o para aliviarlo.
    • Cambia tus prácticas por otras novedosas.
    • Pasear con arnés.
    • Juega con tu perro y el mordedor.
    • Enséñale la señal “suelta”.
    • Enséñale (con correa), las señales de juego.
    • De a poco vuelves a las relaciones sociales pero…
      • Interrumpes el juego y llamas a tu perro para premiarlo.
      • Sostienes a tu perro con foco en ti a lo largo de 1 minuto.
      • Dejas que tu perro vuelva a divertirse.
      • Haz esto múltiples ocasiones a lo largo de las relaciones sociales.
      • Entre el foco en ti y que llegan cosas buenas en presencia de perros chiquitos.
      • Escoge un parque o ámbito popular con escasos perros y educados.
      • Deja que otros perros se aproximen y premia el tuyo.
      • Impide los conjuntos de perros donde mires mucha excitación.
      • Busca la interacción contigo en presencia de conjuntos de perros.
      • Adiestra al alejarte con tranquilidad de conjuntos de perros jugando.

Socialización en perros chiquitos.

  • Los pipicanes.
  • ¿Mostraba sumisión o mostraba temor?
  • ¿Aceptó su papel o solo se rindió al “bulling”?
  • Temor a la etapa de perros chiquitos.
  • Tu cachorro y Pastor Belga.
  • Tu perro se comporta como le han enseñado.
  • Tu perro es “bastante accesible”.
  • Malas capacidades sociales.
  • ¿Qué hago si mi perro teme a otros perros?

    Para contribuir a un perro que se atemoriza frente la existencia de otros animales, lo primero es admitir de qué manera es y no procurar forzarlo a sobrepasar ese sentimiento en un solo día. Va a ser esencial remarcar la seguridad y la seguridad del perro. ¡Cárgate de paciencia y cariño!

    Al comienzo, lo mucho más simple para tu amigo de 4 patas es eludir el acercamiento con otros perros pero te vamos a explicar tres técnicas distintas para procurar liquidar la desconfianza de tu perro.

    Fija un calendario de juegos con tu perro

    Los perros no precisan un único día profundo de juegos, sino la sesión se repita cada día de manera incesante. Busca un instante por semana transcurrido el tiempo que logres dedicar a mayores del recorrido y juega con él.

    Descubrirás que tras múltiples días, tu perro se va a animar solo a que la hora de los juegos se aproximen.

    Deja un comentario